Del bote de basura a tecnología de punta

dvd_laser_hop1200w


“La idea era usar un láser de desecho para hacer un equipo para el laboratorio”, dice con gran entusiasmo Mathieu Hautefeuille, profesor del departamento de física de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Junto con sus alumnos de licenciatura el doctor Hautefeuille, especialista en ingeniería microelectrónica, armó un equipo de microfabricación usando un láser de un quemador de CD-DVD de desecho.

Lo que Hautefeuille y su equipo construyeron fue un láser de ablación que permite enfocar en un punto muy pequeño el rayo láser con el fin de “cortar o hacer huecos sobre diversos materiales”.

El láser de ablación es una herramienta que permite la microfabricación, una técnica para construir estructuras y dispositivos microscópicos, que pueden ir desde el ancho de un cabello humano hasta estructuras tan pequeñas como una célula. Es un nuevo campo de la ingeniería con aplicación en la electrónica, computación, tecnologías verdes y las ciencias biomédicas.

Con la microfabricación se producen pequeñas máquinas llamadas microsistemas electro-mecánicos (MEMS, por sus siglas en inglés) que se encuentran en lugares tan diversos como los teléfonos inteligentes, los sensores de las bolsas de aire de los autos y paneles solares, entre otros.

ablacion

“Un láser de ablación comercial para hacer microfabricación cuesta mucho dinero y por lo mismo no lo quieren prestar a cualquiera. Haciéndolo nosotros lo podemos popularizar. Si le dices a la gente que con pocos recursos podemos fabricar un láser de ablación con el cual puedes hacer muchas cosas, entonces los estudiantes podrán poner a prueba sus ideas”, explica el profesor del Taller de Óptica Láser con una sonrisa de oreja a oreja.

Del bote de basura a tecnología de punta. El primer problema que enfrentaron Hautefeuille y sus alumnos fue diseñar una estrategia para construir el láser de ablación. Para ello, había primero que comprender cómo funciona el láser de un CD-DVD y lo más sencillo era sacar pinzas y desarmador. “En el camino fuimos aprendiendo”, explica Hautefeuille. “Cuando abrimos esa caja negra aprendimos cómo la controlaban los diseñadores lo que nos permitió, luego, poder controlarla nosotros. El siguiente paso fue hacer pruebas sobre diversos materiales y ver qué pasa, y así vas formando gente. Otra gran ventaja es que como es tan barato lo puedes prestar a cualquiera. Si lo echan a perder al final son 300 pesos, no te asusta que lo usen, es barato cambiarlo”.

Presmoscamoscamoscaentación1

El doctor Hautefeuille hace una pausa, mientras los equipos del Taller de Óptica Láser emiten distintos sonidos y luego de un rato agrega: “Lo que te preguntas hoy, miles de personas se lo han preguntado. Lo que hace la diferencia es qué vas a hacer tú. Entendiendo cómo lo han hecho los demás, tú puedes hacer tus propios experimentos y de ahí arrancar cosas originales. Es la filosofía que estamos buscando en el departamento. Esa experimentación es lo que yo también intento fomentar en mis cursos. Hay gente que tiene miles de ideas y sólo espera el chance para probar”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: